martes, 27 de diciembre de 2016

Arbol de mi vida... tosco poema de amor











Arbol de mi vida   pa la noe
           
Me acerqué sin ruidos,
me acerqué despacio.
- Eras aunque nativa
distinta y extraña al  bosque -
Fueron  tenues y  suaves
mis primeros  movimientos.
Quería sin lastimarte
aspirar el aroma de tus flores
humedecer mis manos
en las gotas perfumadas
de tu despertar inocente.
Igual sangró mi piel en el contacto.
Sucede - no lo sabía entonces-
que tus espinas
en  vigilancia
en la duda, sin duda te defienden.
Y no tuve en cuenta entonces
que si bien llevaba en  mi cara
una usada sonrisa ingenua
mis ojos tenían en cambio
-presumo que era muy obvio-
cierto dudoso color a viejos miedos
y traía conmigo antiguas compañías
-tatuadas dijeron en el alma inevitable-
con algo de rancio olor
a  viejos maltratos.
También mucho cuento triste
y un puñado de sueños
la mayor parte de tan hermosos
irrealizables. 
Sabias tus espinas !
- Quizás sin saberlo traicionadas
por tus hermosas flores -
Vano  intento  de  defenderte
leales  amigas !
Soberbia tala erguida
en el centro de aquel bosque
no sabíamos entonces
- sospecha el relato  que ninguno de los dos-
marcaba el cruce de los caminos
desde donde todo
lo bien y lo mal
se encuentran en desencuentro.

Después de un viaje con un bajón propio de novela gótica que no se bien aún porque mierda  llevé y traje entero e intacto desde mi utopía isabelina a donde viajamos  para  ver una vez más nuestro viejo bosque y descubrir también una vez mas, que por supuesto ya no existe.

Sábado, 24 de noviembre de 2007