viernes, 2 de diciembre de 2016

250 palabras y una historia de amor




Sueños de amor
Cuento








Desde niña Elena gustaba soñar . Criada en la chacra familiar la naturaleza enriqueció su mundo interior y lo pobló de fantasías .
Con los primeros rubores , también vinieron las miradas a hurtadilla en los bailes del club de la zona. En realidad almacén que a la noche movía mostradores y estanterías .
No extrañó aquel baile que Elena pasó de charlas y miradas con el joven forastero .
Gilberto,así se llamaba, pronto pidió permiso para visitar y se le veía los domingos subir pedaleando el duro camino a la chacra. Así se fue tejiendo noviazgo y aprontes. También cuchicheos de padres. Chapados a la antigua no los conformaba el aspirante a yerno, futbolista pueblerino de pasado incierto. Los ojos enamorados de Elena pronto ahogaban las dudas.
El día llegó, llegaron los invitados, también el Juez y por supuesto el novio. Elena feliz. Gilberto , circunspecto . La fiesta duró hasta la madrugada. Magnífica , felicidad sencilla de música y mantel largo.
Ahora, amaneciendo, Elena ya en cama grande,ya mujer y corazón feliz, despereza lenta su sensualidad satisfecha, mientras afuera severas voces los reclaman en nombre de la ley y confirman su sospecha, las que guardó en su corazón y escondió en los besos de Gilberto. Siempre lo supo. Todo; juez ,ceremonia y Gilberto eran parte de la misma farsa. Se vistió , besó a Gilberto , abrió la puerta y dijo calma a los policías: soy Elena, es mi noche de luna de miel.


j.n.viana. Montevideo. 2016